viernes, 8 de mayo de 2015

Las Damas del Polígono


A través de sus miles de ventanas,
El Polígono, desde el suroeste,
mira hacia el norte con ojos de rabia,
y lo primero que ve es la frontera.

No es un muro. No hay alambre espinoso
que sirva de remate a esta vergüenza.
La frontera es una avenida angosta
que corta el flujo a vientos favorables.

La Plata sustantiva a la frontera
como un eufemismo artero y cobarde
que esconde el horror a lo inaccesible.

Un reproche golpea la conciencia
del polígono: a sus damas les faltó
paciencia y ahora la velan tras el luto


Publicar un comentario