martes, 22 de enero de 2013

MAJESTAD: FELIZ DOS MIL TRECE

Mal acaba dos mil doce.
Dos mil trece triste empieza,
por más que gima o solloce
no se levanta cabeza

Tenemos un rey rijoso
cuyo estandarte enarbola
en el cuerpo cavernoso
de su polla rilaora

Con la escopeta en la mano,
en ausencia de las musas,
se muestra muy campechano
dando pueriles excusas
 
 "no volverá a suceder"
¿¡lo sientes, jodio por culo!?
bien haces en esconder,
y no ponerte tan chulo,

tus divinas concesiones;
pues, en Francia, los burgueses,
con dos pares de cojones;
pero espurios intereses,

deslavazaron borbones
y, según cuenta la crónica,
acabaron con ratones
y con la peste borbónica

Sé que soy un insolente,
más o menos jacobino,
que me cebo en el regente;
mas, con esto ya termino,

Su graciosa majestad:
tenga un feliz dos mil trece.
Se lo digo sin maldad.
¡Ah! Y chúpemela que me crece

miércoles, 16 de enero de 2013

SALVAJE Y ABURRIDO

El poeta colecciona palabras.
Las puntea en su memoria como un sastre
hilvana el patrón al paño.
La experiencia deshilvana las silabas
para que cojan ritmo los versos, 
melodía las estrofas y armonía los conceptos
en la tolvanera de un mundo sin ética ni imaginación.
O lo que es lo mismo: salvaje y aburrido

jueves, 10 de enero de 2013

ABRAZAO A LA MISERIA

Marca blanca salerosa
que me sacas del apuro,
no porque seas graciosa
te doy coba, te lo juro.

Tú ya sabes que soy probo;
que soy fiel al "Hacendado";
que lo compro y no lo robo;
¿qué por qué estoy cabreado?

Porque me cago en tus muertos,
mortadela de aceitunas,
que no hay mayores entuertos
que incrementar las fortunas

con comidas para perros,
(que adoran los susodichos)
Ya salchichas de becerros
o cualquiera que otros bichos

Ni gatos ni perros sueltos
pululan por las aceras,
triturados y revueltos
se cuecen en las calderas

del demonio matachín.
La sal, a las carnes muertas,
es como el mago Merlín.
Ya lo sé, soy gilipuertas

Se me sube la tensión.
Casi me explota una arteria;
pero, es que estoy por devoción,
¡abrazao a la miseria!