sábado, 20 de enero de 2018

ENTRAMPADOS

No cabe duda de que en deuda estamos,
porque, al Rastro, le debemos la vista,
y, al Ayuntamiento, una buena pasta,
que, si en buenos servicios, se la gasta,
no vamos a reñir por eso ¿No?.

SALDAR CUENTAS

Para pagar una deuda, 
le devolvieron la vista,
al Rastro, cuando era ciego.
Así empieza la leyenda
y acaba; pues se van yendo.