miércoles, 20 de mayo de 2015

SIN RUTA

Sobre la mesa de autopsias, reposa
un condenado exangüe y putrefacto.
Fin del viaje, equis. De donde viniste,
también lo hicieron, como tú, muchos

otros. Poblar con su sino una estepa
desolada, es la opción perfecta, pero
no sencilla y elegante como un buen
matemático resuelve una ecuación.

El calor de la presencia se extingue.
Todo se vuelve de color violeta
y, Saturno, arrogante, eterno , sin pausa,

se filtra silencioso entre los dedos
de las manos, que, la una sobre la otra,
descansan en el pecho de un rebelde.

Publicar un comentario