martes, 23 de junio de 2015

Sintiendo el Rastro

Sobre su frágil piel, redoblan acordes del pasado.
A veces estridentes.
De sabor agridulce.
Bipolar, como la comedia y el drama.
Juntos, ecos y rostros,
trasnochados y enclenques,
conducen al ánimo
por la vereda del estupor y la ternura.
Con fugaz intensidad,
reverbera su vocación cosmopolita