viernes, 13 de mayo de 2016

SONETO AL GORDO

Lo mismo que Aquiles lo fue de Homero,
El Gordo unido quedará al Maeso.
En El Rastro no hay nadie más travieso,
que este que lo es, su héroe garbancero

Dice, que en cuanto a sus hazañas toca,
que en peculio no cobró tanto como
yesca, por no decir, ni por asomo,
la veritatis, ni cerrar la boca.

Al final, la diabetes, un solo ojo
le dejó sano: el del bullate al menos.
Golosina que pilla va al coleto.

Ya solo falta que se quede cojo.
Puesto que no hace caso a los galenos,
se merece, si no una ostia,  un soneto


Publicar un comentario