miércoles, 16 de enero de 2013

SALVAJE Y ABURRIDO

El poeta colecciona palabras.
Las puntea en su memoria como un sastre
hilvana el patrón al paño.
La experiencia deshilvana las silabas
para que cojan ritmo los versos, 
melodía las estrofas y armonía los conceptos
en la tolvanera de un mundo sin ética ni imaginación.
O lo que es lo mismo: salvaje y aburrido
Publicar un comentario