martes, 9 de mayo de 2017

EL RASTRO POR SOLEARES

Fui de madrugada,
con una mano detrás y otra delante,
y El Rastro allí estaba.

El Rastro nada me debe,
yo al rastro le debo to:
toa la gente que me quiere.

Conmigo fue generoso,
a cambio no pidió nada
y aprendí de todo un poco.

Solo tengo un enemigo;
pero éste vale por tos,
y no es otro que yo mismo.

No hay comentarios: