viernes, 11 de marzo de 2016

ROTO Y FEO


Cerraron los manicomios
por tenencia ilícita de almas
Pero este no, este es mío.
En él habito
a recaudo del repudio.
A pesar de todo
mi anhelo no descansa
Por eso
cuando miro el fondo de un contenedor
No es a Dios a quien busco
¡Para qué, si está en todas partes!
Lo hago como si buscase
un muelle, un tornillo
No sé
Cualquier cosa
a ver si me recompongo
Porque cuanto más roto, menos bello
Cuanto más feo, más  desconcierto
Roto y feo
fenezco cada domingo.
El gentío
hierve sobre mi pecho
como moscas cadavéricas.
Mi muerte les atrae
y mi locura los conmueve
Publicar un comentario