viernes, 20 de marzo de 2015

SIN PREVIO AVISO

Lo de morirse va en serio
que lo de vivir es broma
¿o al revés?
Al comienzo del misterio
nos coge la comadrona
por los pies
nos pega cuatro azotazos
y, en tanto que berreamos
¿de placer?
vemos unos fogonazos,
o sea, que nos cagamos
al nacer.

Ya puestos en este mundo,
el éxito lo medimos
por la pasta.
Ni el primero ni el segundo,
ni el tercero compartimos
¡basta, basta!
Yo esto, yo aquello, yo lo otro
con qué arrebato acopiamos
¡calma, calma!
¿cuanto dan por este potro?:
solo se queda sin amos
el que palma.
Publicar un comentario