sábado, 19 de octubre de 2013

LA LATILLA DE ATÚN

Un papel en blanco y el último cigarrillo.
Sin estímulos, experimento la ansiedad. 
No es nada si me comparo con aquel chiquillo,
que no sabe de volúmenes ni cantidad,

y a pesar de su nada despreciable ignorancia, 
resta el contenido de una latilla de atún,
expandiendo, en una barra de pan, la distancia
inversa y proporcional, al sentido común.

Me explico, porque esto es vergonzoso y despiadado:
el gran capital, junto al gobierno y su justicia,
yacen juntos y le dan por culo al desdichado,
cebando sin ambages, el vicio y la avaricia

Publicar un comentario