sábado, 5 de noviembre de 2016

AGRADECIDO


Contemplar a la última mosca del otoño,
cómo toma el sol y se acicala las patas
antes de por la noche fenecer,
cuado no es ciencia ni arte, es pobreza,
y, aún así:
suficiente para estar agradecido

Cuando ha llovido me he mojado
Cuando ha hecho frío he tiritado
Cuando la calor he visto al demonio.
He vivido, he fumado
y conmovido por el prodigio y la belleza:
suficiente para estar agradecido.

Las nubes por un instante son magenta y luego púrpura.
El resto del cielo es ambiguo hasta que el azul se enturbia.   
Mañana habrá más colores:
suficiente para estar agradecido.

Cuando solo te llaman Jastel o Vodafone,
es porque estás acabado.
No obstante, una y otra vez descuelgas
el teléfono por si fuera la llamada definitiva.
De ser así:
suficiente para estar agradecido.

La verdad es un puñal muy afilado.
Cuando te lo clavan
no mueres:
herido buscas venganza,
y, en el transcurso, la soberbia
te ciega y no ves
lo suficiente para estar agradecido

Elegí sin elegir.
Me eligieron
la locura y la pobreza.
De la locura lo aprendí todo
y de la pobreza nada.
Así pues, todo por nada
es igual a cero:
suficiente para estar agradecido




Publicar un comentario